sábado, septiembre 02, 2006

Geografía





si me dieran la oportunidad de verte desnuda
describiría tu covertura oceánica
que ha traspasado a los relieves cuando andas,
cuando caminas fértil
abierta
una suavidad primero,
luego brinca la otra, doblegando a tus dedos petitorios.

Sembraría mi semilla en medio de tu figura
hasta llegar a tu raíz con cubiertas marmoleadas.
Delinear el encuentro de tu fuego en el beso
es como hallar complejidad al catar un vino con sabiduría perenne,
acariciar esos ojos
bebérmelos,
hacer parte de mi sangre tu corriente de quejidos deslumbrantes,
tus movimientos,
cada roce
perpetuarlos en una noche desvelada.
No he dejado de admirar tus manos,
tu verbo que me da vida,
tu templanza
que a la hora de salida aguarda quieta.

No he podido dominarte,
eres una conquista, un escalón a cada intervalo de tiempo.

Te llevas mi ausencia
compartes magia encandilada, permanente,
me sabes a alguien nuevo siempre,
a duras penas te abandono
y rueda la noche
sin impulso
( ... )

4 comentarios:

Andre@ dijo...

Excelente post!! Sumamente intenso!! y la imagen simplemente genial! es perfecta para el post....

ticho dijo...

la piel de una mujer tiene una profundiad de infinitas capas, una tras otras nos muestran su belleza mas suave y como no tambien la mas dura , la mas guerrera, la que es lucha diaria, la que hace una mujer ser incomprensiblemente bella.

soy el extraño nuevamente
y bueno a descubrir tu identidad, me parece interesante hacerlo, pero devela datos y asi me ayudas en cada post que eres realmente.

Metralleta-655321 dijo...

Y sin impulso observo tu imagen andar rítmicamente, marcando el paso
una más
alguna más entre tantas
¡quién imaginaría a la amante apolínea que esconden esos trapos!
¡quién pensaría en la magia que libera tu tacto al romper el frío del equilibrio!
quién creería...
muchos creen al igual que yo
muchos te describen en fantasias oníricas
hasta perder el aliento
el impulso
y que vuelva a rodar la noche

Mmmmm, saludos.

Xico Rocha dijo...

Es dificil desnudar una mujer habra siepre una capa que uno no la puede quitar.
Rocha