sábado, noviembre 09, 2013

HOY




Necesito generar una copia de todas las cosas que tengo guardadas, de las cosas que quiero hacer y de aquellas en las que he resolvido por dejar a medias. Necesito tener vacaciones, días de ocio para penetrar las horas intactas que me desvelan y hallar de alguna manera las razones de mi falta de escritura, pero al fin escribir. No voy hacer una historia completa del amor que tuve pero tengo fragmentos de él y esas puedo plasmar, una a una en el silencio, en mi cuarto.

Si pudiera irme de aca, tener energía, electricidad, días sin bullicio para ordenar mis condenadas sensaciones, días para acoplar mis papeles y llegar a sentir que tengo la capacidad intelectual y de locura suficiente para plasmar todo en un libro, presentarlo y darlo a conocer.

Alguna vez pensé en escribir algo útil para la humanidad, pero esto que quiero hacer me parece útil para mí misma. Eso es lo que quiero realmente, algo que yo pueda leer para mi y me haga recordar mis vivencias anteriores, aquellas que he dejado estacionadas en mis recuerdos sin plasmar en papel.
No quiero dejarlas ir, no puedo, son mías, parte de mis historias, de mi vida, de la que elegí y quiero ese rastro cuando envejezca para que mis nietos, mis hijos sepan quien soy. Quien era.
Quiero una familia real, sin mentiras, transparente, dejarme ir en ella y permitirme navegar en el interior, flotar mirando el sol y saber que no hay más que ese momento delicado entre mis sensaciones y el contacto con el agua. Saber que no hay que esconder nada, que no hay que mentir, que la vida me ha transferido ese poder de tomar y llevar la frente arriba, sonreir, ir de la mano, dar un beso, comprender los actos como únicos, como si nunca fueran a acabar aunque lo harán en algun momento, pero al fin y al cabo despojarse de aquello que te sumerge en el daño y sentirse LIBRE, libre porque allí radica la real emoción de vivir.

lunes, agosto 12, 2013

Las palabras y el olvido, las sensaciones latentes,
nunca dichas,
titilan en el fondo del silencio dormido
se aparecen en medio de la noche,
en el mar, entre las olas.

Cada susurro se aportilla a mis espaldas,
el viento, el asombro, las azucenas debajo de los estantes,
una mano que se asoma y suspira,
la frase medio henchida que traspasa
las barreras musicales del olvido,
filtradas por el alma,
oídas por el ser.

Fracturado camina el cuerpo,
las sombras del ayer son un desafío
que no vence,
que no ha de detenerlo tampoco,
pero que cansa,
pesa más la mente y sus recuerdos
que una mochila en sus espaldas.

De vez en cuando
me encuentro contigo
en algún sitio vacío de mis emociones,
allí sucedes tú, allí,
donde no nos juzgan.

Te hablo sin querer
y sin muscitar palabra, te hablo.

Vuelvo a ver tus ojos,
no tus acciones,
no tus letras: tus ojos.
Otra vez me enamoro,
una carcajada se establece en el aire
y un beso me corta la voz.

Para decir te amo
me bastas tú.

Te despido desde el balcón de mi iris,
un pañuelo rosado se agita al verte partir.

Todo va cambiando,
el tiempo nos aleja,
la lejanía nos mimetiza en nuestros quehaceres
y la naturaleza
construye en el interior.

Si la vida nos quiere de vuelta
abriré mis alas
y te invitaré a volar.



Matilde

todos los derechos reservados





martes, mayo 28, 2013

Basta del drama, hoy quiero acción

Provocaciones

Iba toda la gente más culta e imprescindible, no contaban con retrasos. En sus mentes se divisaban autores enigmáticos, místicos que contenían ese dejo justo de curiosidad para mantener la atención de cada miembro que entraba al museo. Las imágenes alteraban el paisaje, la audiencia miraba, estaban los muros de costado a eslabón oscuro pidiendo ser rasgados sin decir nada ante los ojos del público. Nos paseamos un poco más mi intelectualidad y yo sobre los pisos enserados y uniformes de la pasarela, mirábamos el reloj -la hora palpitante- hasta que llegó.
La vi pasar a contra luz rozándome los brazos mientras el vino blanco inamovible aromatizado que ofrecían cautelosamente los garzones, pigmentaba nuestras piernas. Nos movimos de ese espacio, de cada distraído miembro que nos saludaba con una seña -de los animales construidos bajo pilares sin justicia- y de pronto despegamos.

Los espejos nos besaban, su espalda se iba destiñendo con el aliento de las caricias que llegaban a la cima de cada espacio. Entre cada tanto su rostro bajaba hacia mi ombligo y nos conocíamos más de frente.
Captamos la esencia de la necesidad, la desesperación, aquel estado lleno de frenesí, de manos que fabricaban especies convertidas adjuntándose en el cuello, mirándonos desde afuera hacia adentro, iniciando desde las membranas y de súbito calándonos con formas de partituras genéticas. Cada gemido un ritmo, una tonalidad. Era un vuelo sedoso infatigable. Nuestros labios nos llevaban hacia la pérdida del inconsciente. De pronto un pensamiento me nubló el rostro, recordé en mi memoria lo anterior, lo del pasado y aquella saliva equidistante que nos proporcionaba placer comenzó a darme asco. La clavé la mirada, me fui. Sutilmente inventé una excusa y mi cuerpo dejó de estar presente.

Volví a casa, mis ojos abiertos la observaban desde lejos, sentía un dejo de miseria cuando pensaba que aún estábamos juntas y al mismo tiempo no podía dejar de amarla. Todo me parecía bello a su lado.

Se encontró con mi mirada viéndola y sin despegarse de mis pupilas encendió la radio para crear el ambiente (absurdo) a mi gusto, porque teníamos ya suficiente complicidad. On y suavemente oí a Sade, que me dilataba de manera proporcional al deseo acumulado que traía desde hace algunas semanas. Ella lo sabía. Se levantó, me besó mientras se sentaba lentamente sobre mis dedos. Yo la seguía contemplando suspendida en mis brazos. Pensaba en aquel día coincidente en donde llevadas por el deseo nos involucramos más adentro y luego sin poder escapar nos encontrábamos en la clandestinidad, en aquel laberinto oscuro profesándonos amor. La vi impacientarse un poco, mi mirada ida no seguía su juego y sin embargo, ella sabía que yo estaba allí, ahí dentro de sus comisuras, sintiéndola toda, estrechándola. Nuevamente perdida entre mis pensamientos rememoraba la misma imagen. Ella dormía, soñaba y me decía que no quería que esto se terminara, su rostro tan afligido, tan agitado y asustado no me permitían tener otra opción más que despertarla. Abría sus ojos y se apegaba a mi corazón como una niña que encontraba cobijo en los brazos de su madre.

Me alzo el rostro, me trajo de vuelta. Pestañé y pude contener sus paredes angostas, fijas en mis dedos, mi lívido estallaba, mi cuerpo se estremecía. Sentí perforar mi himen, me fui hacia adentro y luego una explosión. Cayó sobre mí, se fue encima de mí, toda, entera, mi mano sedienta permaneció en su interior, la mire de frente, la ame despacio.

Volví a mi centro, la encontré en mi recámara. Solo entre abrí mi párpado derecho, me apegué a su cuerpo curvo y silencié a mi corazón.


- Matilde


viernes, marzo 15, 2013

Nostalgia, tristeza, amor y entrega...

Para esta noche que no deja de ser azulada, te dedico el último verso. 
Cuando se ama de verdad, cuando el amor se logra al fin transformar en incondicional ocurre la entrega, el ceder a los apegos. Al fin se ama y se deja ir...

La felicidad antes lograda rodeada de aprensiones y condición, hoy es distinta, hoy sí es auténtica. No se espera nada más del otro, únicamente que  logre alcanzar lo máximo para su corazón. Le otorgas la bendición del universo y en una gran reverencia le reafirmas su camino, para que pueda ver y para que saque el mejor provecho de su destino.

para tí.



Entrega

Te dejo mi corazón 

libre como los pájaros
como un árbol
o una piedra
si me tocas
no importa
si la piedra cae
libre como un árbol
si el árbol vuela
libre como los pájaros.

© Jorge Ampuero



Deposité ya mi ser en mí, en tí.


Matilde.

viernes, marzo 08, 2013

En contacto contigo...


Quinto Chakra, yo comunico

Después de que llegué de las Torres del Paine, viaje que por lo demás en algún momento pretendo comentarles, me han transladado desde el corazón hacia parajes hermosos. La meditación constante me ha traído de vuelta al amor y desde allí todo es inmenso, no hay agitación y los pensamientos pasan ha ser un asunto que no tiene trascendencia.
Antes de emprender el vuelo vagaba entre la mente y la tortura que implica hacerle caso. Resulta inevitable, en ocasiones pensar en algunos sucesos anteriores que te trae la memoria; pérdidas amorosas, dolores a raíz de lo mismo y pleitos mentales en torno a este mismo círculo, que en ciertos momento he sentido que no me deja avanzar, pero a diario en ese contacto íntimo con la divinidad me sorprendo sanando y aprendiendo desde la profundidad. Y se los comparto a ustedes que me imagino quizás han "sufrido" con la loca de la casa (la mente), han tenido ganas de golpearla con un bate de beisbol o simplemente han deseado sumergirse en una piscina bien helada para acallar eso que los agita. Todo pasa, saben, todo. Si tenemos la entereza de pedirlo y de confrotar esas desiluciones que nos entrega la vida, pero que en el fondo son solo momentos destinados para crecer, porque si miran hacia atrás solo verán lo pequeños que eran y hoy se pueden observar más grandes y firmes desde el corazón. No hay nadie más grande y más fuerte que ustedes mismos y aunque el corazón lata a gritos cuando hay situaciones que nos desconciertan, la tarea esta en acallar la mente, acallar los sentidos, allí radica su verdadero trabajo espiritual, que se sucede por sí solo o al menos debería, bueno, a eso tenemos que llegar.
Para qué introducirnos en una bola de nieve que cae y cada vez cae más fuerte si podemos limitarnos a observarla desde afuera?. La sociedad, el colectivo del karma que vivimos nos lleva a sentir esa necesidad del drama, pero saben?, cuando uno opta por sanar, los demás también lo hacen porque el sufrimiento es universal, asi también el amor.

Miro a mis amigas, a veces las miro y contemplo su inquietud por algún rompimiento amoroso y la rabia las inunda, se las quiere tragar y desde allí todo les sale peor, el accionar desde el odio jamás a llevado ha algo bueno, y lo digo en todo orden de cosas. Solo desde el amor podemos sacar a relucir lo más brillante de cada uno y así también proveerle a los demás una oportunidad para hacerles ver que con amor todo se logra, hasta lo más insólito. Porque siempre he creído que "el amor es lo real y lo indestructible", tal como nosotros, como cada uno.
Y por eso este post, que más allá de contarles algo bonito, les quería comentar algo que me pasa, porque desde mi experiencia les puedo decir que no hay nada más hermoso que hallarse rodeado de la abundancia del corazón.


Gracias por pasar.






miércoles, febrero 06, 2013

CORAJE


He entendido muchas cosas ahora que no estás, y me llegan mensajes como siempre pero hoy me siento mas dispuesta a oír y a mirar. No puedo odiarte ni menos no quererte, eres quien me tocó el corazón y  he podido lidiar con ello sabiendo que finalmente tú tomarás tu camino y yo el mío, pero aún así necesito decirte tanto... y hay tanto más que guardo porque solo serán tus ojos los que vean y no los mios. 
Yo estoy despierta y dispuesta a tantas cosas, me siento libre de las ataduras mentales, pero me pregunto si tu lo estarás?. 
No es lo mismo estar consciente que estar despierto. Uno puede estar consciente de lo que pasa pero optar por seguir dormida...dime, por qué elegiste lo equivocado..? por qué no decidiste quedarte y enfrentar los fantasmas conmigo?. En fin, no quiero irme por ese lado. Te quiero, y por eso mis líneas hacia tí.
Osho me ha llegado y quisiera compartir contigo.

"...si estás demasiado apegado al ego te resultará fácil odiar y difícil amar. Estate alerta, atento; el odio es la sombra del ego. El amor requiere mucho coraje. Requiere mucho coraje porque hay que sacrificar el ego. Sólo podrán amar aquellos que estén dispuestos a no ser nadie. Sólo quienes están dispuestos a no ser nada, a vaciarse de sí mismos, están listos para recibir el regalo del amor del más allá.

Tú eres el que queda cuando se ha ido lo falso y surge lo nuevo, lo inocente y no contaminado en su lugar. Nadie más puede responder a la pregunta «¿Quién soy yo?», Tú sabrás la respuesta.
Todas las técnicas de meditación son una ayuda para destruir lo falso. No te dan lo verdadero, lo verdadero no puede ser dado. Lo que te pueden dar no es verdadero. Lo verdadero ya lo tienes; sólo tienes que quitar lo falso. Se puede poner de otra manera: en realidad, un Maestro te quita lo que no tienes, y te da lo que realmente tienes.
La meditación es el coraje de estar solo y en silencio, Poco a poco, empiezas a notar que tienes una cualidad nueva, una vitalidad nueva, una belleza nueva, una inteligencia nueva, que no te ha prestado nadie, que nace de ti. Tiene sus raíces en tu existencia. Y si no eres un cobarde, fructificará, florecerá.
Sólo pueden ser religiosos los valientes, las personas con agallas. Y no los piadosos que van a misa; éstos son los cobardes. No los hindúes, no los musulmanes, no los cristianos; ellos están contra la búsqueda. Los grupos intentan consolidar más su falsa identidad.
Cuando naces, llegas al mundo con sensibilidad. Fíjate en un niño, mírale a los ojos, qué frescura.
Todo eso ha sido cubierto con una falsa personalidad.
No hay que tener miedo. Sólo puedes perder lo que tienes que perder. Y es mejor perderlo pronto, porque cuanto más tiempo se queda, más fuerte se vuelve. Y no sabes qué puede pasar mañana. No debes morir antes de realizar tu verdadero ser.
Sólo son afortunados quienes han vivido con su auténtico ser y han muerto con su auténtico ser; porque saben que la vida es eterna y la muerte una ficción.

Hay tanto aquí, sabes(...). Sí, yo sé que sabes pero a mi me toca salir del juego este que jugamos, hiciste trampa y yo no quise perder, pero en este ahora definitivamente ya no importa, hay algo más que espera por mí.


Me voy a las torres del paine, para ese entonces ya te habré sanado.



Matilde.


martes, enero 22, 2013

Se cierra una puerta y se abre una ventana, así dicen...



Daré en un rato más mi examen de título. Cierro otro proceso más de mi vida, la universidad ya se fue - o casi en realidad - me quedan por utilizar las últimas 800 hojas que tengo para imprimir. Quizás la saque en algún manual de musculación o le imprima a la LoreCata sus flyers, aún no lo tengo claro, lo que sí sé es que en definitiva no andaré más por la universidad luego de esta semana, y espero no ir por un largo tiempo más.

Digo que cierro otro proceso porque el día jueves de la semana pasada me divorcié literalmente de mi novia de cinco años. Nos vimos, nos juntamos, nos reconocimos en un acto tan informal como tomar un jugo. No la veía hace más de un año y la verdad no me llevé la mejor de las impresiones, ella estaba en cualquier parte, a veces conmigo y yo, mi mente y mi corazón vagábamos por las imágenes hermosas de mi pololeo quebrado de hace dos semanas. Me dejó un poco triste ella, sé que quizás no era el momento para las dos, sé que las circunstancias me decían que no pero yo quise insistir, indagar y finalmente surgió el amor. Me habría quedado con ella por un tiempo más, por harto tiempo más. Cada día las dudas se iban disipando y mis sentimientos floreciendo por ella.

Me acuerdo de tantas cosas; de sus besos y abrazos con el corazón apretado al mío. Me acuerdo de mi regalo de cumpleaños, de la luna y la música, de las dos compartiendo. Del atún con lechuga, del pito probado y del amor bebido. De los despertares lejos, los cerca, de la playa, del sol, de su mano enlazada a la mía, del calor, de mis pies fríos, de tanto... de tanto que no quiero ni puedo despejar de mi latir lo que pasó entre las dos. Lo más importante para mí fue la entrega, por segunda vez en mi vida me entregué y ella me pidió lejanía, qué triste siento dentro.
Obvio que la vida sigue y es hermosa, mi cotideaneidad es un regalo que siempre agradezco y jamás formaré una queja repecto de lo que me entrega el universo, pero la extraño y quiero volver a estar con ella, de la forma que sea, en su auto, de compras, en sus brazos como antes, aunque ahora quizás sería distinto el encuentro, pero sí, lo quiero, lo añoro adentro, en el interior que nunca miente, allí esta ella, que se lleva un lugar bastante grande.
Pasamos muy pocas horas juntas entre la primera vez que nos vimos y el último encuentro pero para mis días y mi andar fue un período bastante extenso, inolvidable, a decir verdad.
Y hoy que termino tantas cosas, incluyéndola me queda un poco de tristeza alojada en mi garganta, como un llanto que no ha salido y que pide sanación.

Nada más que decir, es un poco nostálgico este post pero lo siento ahora y ya está, de seguro en un par de horas sentiré mi corazón latir con mas intensidad, con más amor.

Saben, permítanse todo en la vida, en eso consiste, en el momento que hacemos lo que "nunca creímos" que haríamos, en eso consiste vivir. Darse cuenta de que no hay imposibles y que todo, todo lo que queramos esta para nosotros.


Sat Nam.