sábado, noviembre 15, 2008

Varios



Los días son todos sucesos imprescindibles,
establecen su destino improvisadamente,
suspenden en el aire risas, emboscadas, discusiones
. . .y lágrimas. Evaporan su existencia salada
en un suspiro sonoro,
que va desde la garganta
hacia el exterior.

Esa última exhalación es más angustia que profundidad,
persisto en el concepto del amor
cuando hablo del suspirar.

Camino descalza entre la arena y el mar,
en aquel estrecho espacio que encuentro para mí,
domino las pisadas sin intervención,
y así las emociones se abren ante mi mirar.

Cuando la calma del porvenir se hace día
cualquier cosa sucede entre las horas,
como plaga acontecen situaciones,
amanece, nos turbamos, cae la noche, agitamos el pecho,
contemplamos, decidimos.

Estamos expectantes porque tenemos opciones,
y es que cada expresión ocurre tan veloz
que se trata de ganar o perder, el tiempo es irrevocable.

Las luces encendidas son todas caminantes,
se suelen integrar en los atardeceres matizando,
a esa hora pareciera estar todo dicho,
aunque al barajar las cartas salgan otros colores.
Descubres que tienes calor, y que por tus venas aún hay energía.

Pensativa en una banca
te propones una canción.

Las olas que te enlazan suben con la marea,
la luna se distingue clara desde tu rincón.

Enciendes el deseo de la conexión,
el día sigue vivo y puede surgir nuevamente.

No culminas de subir tu vista
y un olor rodea tu sentir. La brisa modifica su dirección,
el norte apunta hacia el sol.

Sientes como si madrugaras
en medio del anochecer.


.

22 comentarios:

Cecitei dijo...

Me has llevado a imaginar una historia en tonos cálidos, de principio a fin del día, tal como el contar de un sueño.

Y el final, con el norte apuntando hacia el sol, es cautivador, madrugando en el anochecer.


Un beso linda.

Ebano dijo...

Siempre me encanta pasar por tu sitio, que tengas un buen finde.
besos

doble visión dijo...

Mira lo que son las cosas: cuando leo tus escritos siento como si amaneciera después de una larga noche...

"Camino descalza entre la arena y el mar,
en aquel estrecho espacio que encuentro para mí, "

hermoso este verso, porque describe muy bien esa necesidad que tenemos todos de hallar un espacio propio, que nos pertenezca en exclusividad.

beso
marcelo

desahogandome dijo...

plas, plas, plas, plas...

pasé y me quedo, si da su permiso...

un abrazo

Amorexia. dijo...

Deshora, sin duda relativa, sin duda incierta, como sí misma.
muy bueno.

Saludos desde ese lugar donde ir a lamerse las heridas.

Milagros Sánchez dijo...

"Los días...Evaporan su existencia salada
en un suspiro sonoro,
que va desde la garganta
hacia el exterior."

Me parecieron sublimes estos versos.

Te mandamos besos multicolores!!

ANGIE dijo...

muy lindo tu blog, pasa a verme

Steki dijo...

Linda tu poesía Matilde.
Amo el mar y me voy imaginando todo lo que escribes.
Gracias por cruzarte la cordillera.
Cuando quieras, el tango te espera!
BACI, STEKI.

Antona dijo...

Bello, como siempre
te beso amiga

Palmoba dijo...

Precioso como siempre...casi, casi, tan precioso como tu!!

IGNACIO dijo...

Y el sur apunta a las caderas.
Los días se van encadenando diferentes, de lo contrario el aburrimiento sería completo.
Hay que dar paso constante a nuevas sensaciones, y no dejar escapar las energías que de tu sangre por la venas recorren.

Besos amiga.

Themys Brito dijo...

Quiero un atardecer en el que vuelva a descubrir que tengo calor y energía en las venas... me gustan mucho tus versos. Un saludo.

Verbo... dijo...

Veo bonitos pensamientos en forma de poema.

Un beso ♥

M.

BETTINA PERRONI dijo...

Eres genial... y lo digo en serio.

No sé si fuiste observadora o protagonista pero, justamente has descrito mi fin de semana.

Ese paseo entre estrecho terriorio que queda entre la urbanidad y las olas del mar, testificar desde mi banca como el mar se traga al sol... cierto, todos son momentos de mágia donde me he sentido viva, aún en esos momentos cuando pienso que por aquel golpe sin aviso debí haber estado muerta.

Es eso vivir mi querida Mati?... si es así podría decir que partiría en paz.

PD. Gracias por tu compañía y palabras para Angel :)

Besitos :)

Matilde dijo...

Estimadísimos:
gracias a todos por sus comentarios, me llenan de dicha, de gratitud, de emoción. . .


Gracias Gracias!

digler dijo...

vengo a visitarte luego de un tiempo, y luego de leerte me encuentro en el mismo estado de evocación que suelen transmitirme tus letras

gracias!

Adolfo Payés dijo...

Saludos fraternos Matilde, te he invadido este espacio con mi presencia para saborear de tu lectura que es una sensación rica de sentir tus versos, y me los llevo a mi blog para compartirlo y así poder venir con frecuencia leerte y saber siempre de tu presencia escrita...

un abrazo inmenso y te sigo en la lectura desde ahora...

MentesSueltas dijo...

Amanecer, siempre es una esperanza. Excelente texto, he publicado algo parecido, en realidad hablamos de disfrutar y agradecer la vida misma.
Me gustan mucho y agradezco tus comentarios.
Un placer recibirte en mi espacio y visitarte.

Te dejo un abrazo repleto de luz.

MentesSueltas

Bohemia dijo...

que sencillo es adentrase en tus letras. un beso

Melima dijo...

gracias por pasar por casa
saberte cerca hace bien.

yo, estoy viviendo dias raros...

besitos de colores :)

ka dijo...

me gusta lo que escribes, me gusta lo que leo.


saludos!

mundaca dijo...

es un halito !