martes, enero 06, 2009

Nouvelle


Quería compartir algunas cosas con ustedes.
He estado aventurándome con mi guitarra, me ha ido bastante bien, sin ir más lejos hice algunos recitales improvisados con un amigo mío. Hubo ovación de parte del público, cosa que me deja satisfecha aunque sé que me falta tanto ...

En fin, la guitarra (recuerdo un poema de Benedetti) ha sido ese despejar y volar, sentir, vibrar, conocer, descubrir ... Es mi mundo nuevo, luego de rutinas salvajes y vencedoras.
Pues, y en eso me descubro anotando canciones, sacando acordes y dejándola a un lado, una mañana fresca, en que algo ocurrió conmigo, pero no sé que fue.
Creo que es el comienzo de un microcuento, o más adelante una novela. La cosa es que, al finalizar aquel manuscrito, agradecí al aire por su 2008. Fue maravilloso y lo llevo tan adentro, que se mimetiza con el alma, y sale a flote a través de mis ojos, esos que no mienten y que no hacen más que expresar.


Los dejo.

-

Se distraía jugueteando con su pelo en medio de la brisa del mar calurosa que hoy por hoy hacía notar sus 31º. Había escogido un espacio entre la entrada a la playa y la ciclovía que bordeaba toda la costa del pacífico, para hacer que sus pensamientos ya no la atormentaran. Creía que la vida era más simple de lo que a veces se le presentaba, aunque era todo una creación propia, por lo tanto no cabían quejas, solo desórdenes mentales.
Durante la mañana el mar se presenta de un modo tan quieto, que le permitía adjuntarse al bombear de las olas, subían y bajaban, lidiaban consigo mismas. Le pareció conmovedor, casi un retrato de lo que iba sintiendo. Luego de un buen rato observando, y cuando comenzaba a sentir una picazón en sus pómulos decidía migrar hacia su casa, ese compartimiento breve que la aguardaba sin reproches. Y por más sola que se encontrara, había aprendido a querer su espacio, después de todo era ella quien se apartó de su familia por la vida o los años que le pesaban, o simplemente por una ridiculez de la que se arrepentía de cuando en cuando.

Cuál será el peor daño sino el de la mente propia? Cuando te carcome las cavidades más preciadas y ocultas. Aparece idiotizándote, en ocasiones te saca de quicio, mas era su naturaleza acogerla, martirizándose y adquiriendo el gusto de la herida cortante, era un gesto masoquista, sin duda. Sabía que no era sabio volver a caer en esa torpeza del reencuentro fatal entre la mente y sus pesadas ensoñaciones o devaneos en medio del desvelamiento total. Quizá desde que leyó a Camus y su juego siniestro entre la vida y la muerte le pareció interesante volverse su propia enemiga. Oía esas dos voces musitando consejos entre sus paredes mentales. Cada vez era peor, hasta que llegaba un punto en donde quería cortarse el cuello o azotar su cabeza en contra de una muralla. Pero cuando sucedía corría hasta la playa, fiel compañera, que sin querer despejaba su cabeza, la oxigenaba, y entonces podía volver a su gran cuarto, su hogar entre los suburbios.
Puedo volver a recordar la primera vez que pisé su gran salón residencial. No había nada más que repisas vacías, ocupaban todos los muros, no se veían casi, sino porque aún no se llenaban con libros. Al hablarme de sus planes de decoración no pestañaba, era como si pudiera sentir la culminación de sus deseos. Me daba un poco de miedo observar su rostro, era siniestro y dulce, tenía una mezcla rara, que hasta ahora no he podido ver en otro ser humano, pero me atraía esa forma de ser incierta, aunque débil. Su vulnerabilidad estaba en todos lados, pero la alejaba de sí misma. Me tocó verla llorar encima de mis hombros una cantidad indescifrable de veces, y aún así no podía entender su pena, que se tornaba angustiosa. Era un llanto desvalido, perdido, que pedía auxilio de distintas maneras, pero me di cuenta que a través de sus lágrimas me cautivaba, ya que lo sentía honesto, aunque difícil de comprender.

Pienso que ciertas mujeres tienen características únicas, indisolubles, hirientes, gravitantes (…) Ella poseía un perfil exótico, dejaba de ser extravagante, estaba en un nivel fuera del alcance a simple vista, y sucede que en esa visión meramente periférica ella podía ser grosera y dejarte humillado o ser dulce como las sábanas de seda que se fabrican en la India. De ambas formas tenías acceso a parte de su personalidad. Era amor u odio, no te dejaba más opciones. Sin embargo, si te dabas el tiempo de conocer y de adentrar, de encontrarte con ella más a fondo su simpleza acababa siendo el punto más hermoso, y caías absorto en esa tersura y belleza que parecía una pieza sacada de una fotografía, rodeada de luces color carmesí. Qué mujer! Les digo hoy, luego de intentar zafarme de su aroma impreso en cada lugar en donde transito. Quizá ella esté al otro lado del universo viéndose al espejo luego de una ducha extensa, encrespándose sus pestañas con una cuchara para el té, o esté huyendo de sí misma, jugando a ser ejecutiva, pagando cuentas bancarias y firmando cheques, llenándose la cabeza de banalidades tontas que le ayudan a no pensar. Su mente ahí la aprisiona y la aplasta, no puede escapar, aunque lo intenta, llora, gime, se trastorna, grita (…)

Tengo la certeza de que algún día será capaz de enfrentar sus temores.


. solo un trozo <<<...


.







17 comentarios:

Belén dijo...

Lo de la guitarra despierta mi mas sincera envidia... la verdad es que me encantaría tocarla pero soy una negada, soy de las que escuchan!

Besicos

Amorexia. dijo...

Felicidades por lo de la guitarra. Excelente texto ademas, me gusta imaginar a mis personajes tambien y hacerlos asi, tan mios, a fin de cuentas somos Dios para ellos, al final tal vez solo un amante que recuerda, quizás recordamos a la musa, o lo olvidamos, y de todo esto se construye, somos nosotros mismos a fin de cuentaqs.

Buen 2009, saludos desde la oscuridad.

vico dijo...

Te animo a que continúes en búsqueda de acordes y de nuevas letras para tu música. El texto está genial. Tan genial que volveré a leerlo varias veces. No sabía que escribías éste tipo de prosa. Gracias por compartirlo.

Que tengas un buen año.

LEO MARES dijo...

Sigue escribiendo! y mucho ánimo con la guitarra, a ver si algún día nos cuelgas un tema :-)
un abrazo

desahogandome dijo...

lo de la guitarra despierta mi más sincera curiosidad..!!

Enfrentarse a los temores propios... hace pensar. Creo que es necesario y obligado hacerlo, tanto como tenerlos. Ahora bien hay que saber vencerlos... o al menos convivir con ellos.

Bonito desahogo.

un saludo

Themys Brito dijo...

Veo tantas cosas de "ella" en muchas mujeres... y sentimientos comunes que no nos atrevemos a confesar, como una personalidad de odio o amor y nada en el medio.
Un saludo.

Neverknowsbest dijo...

¡Señoras y señores, tengan el gusto de presenciar el nacimiento de una estrella de la literatura!

Me has dejado anonadado, me he enamorado de esa descripción, ya sea personaje real o ficticio. Me ha encantado.

Suerte con tus proyectos, en el caso de la guitarra, nos ha ocurrido más o menos lo mismo jejejeje (es lo que tiene que a los Reyes Magos les guste la música).

Espero pasarme muy de seguido por la página de esta fantástica escritora.

Un saludete fufufufufu :)

MentesSueltas dijo...

Matilde, la guitarra o la musica en general es un tema pendiente en mi vida... en fin algun día quizas, por eso te felicito y te digo que sigas, pues eso es hacer lo que te gusta y de eso se trata, ni mas ni menos.
Tu cuento, excelente y seguro estará en algun lugar del universo...

Te abrazo
MentesSueltas

victor Rocco dijo...

Hola tengo nuevas noticias sobre mi y un nuevo poema que quiero que conoscas, chao te espero , besitos.

Lara dijo...

Gracias, aunque sea siempre la misma historia repetida.

TOROSALVAJE dijo...

No sabes como te envidio tener ese don para la música, yo soy un negado absoluto, quizás por eso envidio a la gente que sabe tocar.

Escribes muy bien además.

Besos.

BETTINA PERRONI dijo...

"Cuál será el peor daño sino el de la mente propia? Cuando te carcome las cavidades más preciadas y ocultas"... dímelo a mi pequeña... no creo que haya peor infierno.

Vi lo de tu guitarra y recordé que la mía la tengo empolvada... creo que ya va siendo hora de afinarla nuevamente.

Un abrazo y feliz nuevo ciclo :)

Palmoba dijo...

Descubrir...eso es lo que siento siempre al entrar aqui....

Que estes muy bien preciosa.

Me encantaria escuchar tu guitarra.

CAVA dijo...

HOLA, COMO ESTAS…?

SOLO PASO RAPIDIN, A SALUDAR Y A DESEARTE UN EXCELENTE AÑO.
CUIDATE MUCHO.

UN BESO GRANDE, UN ABRAZO FUERTE
Y TODO MI CARIÑO.
CAVA.

SUAVE CARICIA dijo...

siento admiracion por quien toca la guitarra.

Lo mejor que tiene la vida es que NOS da la capacidad de soñar, y de luchar por nuestros sueños.
espero que la dicha de haber logrado tus sueños, este presente este año.

FELICIDADES

suaves caricias

Den-Sahr dijo...

Lo de la guitarra la verdad que me acerca a tus gustos especificos, lamentablemente la que tengo no es muy buena y en la que tocaba no me pertenecia, era de mi primo Giggio, me la pidio y hasta ahí llegó mi inpiracion musical, pero quiero comprarme una y volver a tocar.. aunque creo que falta para ello...

Maria Varu dijo...

Yo también lo intenté pero se quedó en eso un intento, pero reconozco que me gustaría saber tocar la guitarra, es bonito hallar la forma, el medio o el lugar donde saber evadirse.

Un abrazo.

María