miércoles, noviembre 17, 2010

componer, aceptar, recordar





Cómo no tocarla
y sentir que me degrado en
partículas más pequeñas
que la misma sensación.

Hay algo que acalla los sonidos
del cuerpo,
un infinito que asombra
y que se detiene a filmarnos.


El olvido cae redondo entre nuestras sábanas,
se queda y aleja,
para qué sentir o recordar el amor
que se transforma en la escasez del miedo,
poco a poco, como una flor.

Déjame que tire todo esto por la borda,
crece y no lo acepto,
tus ojos, tu sonrisa merecen algo más que mis palabras,
algo más que mi cuerpo dormido.


Echo de menos ciertas instancias de vida aquí, en mi mundo.
Tú quién eres, qué significas, por qué te extraño ahora
imparcialmente...
Creces y te estableces,
me resulta tan satisfactorio escribirte.
Eres el placer quieto de las grietas
en los cerros más angostos;
como trascender o suspirar
hay tanta calma alrededor.



.

Toca hacer limpieza. Lo estoy pasando bien, hay no sé, brisas primaverales que me despiertan sensaciones bellísimas. Hay cosas que cambian, hay otras que recuerdo y comprendo porque hay dolores o alegrias que se tiñen de azul en mis extremidades.
Volveré? volverá? ... se han fijado que a veces hay decisiones que tomamos de manera errada? y estamos ciegos, pero el tiempo sucede y ya no se puede volver atrás. Sí, pasan por algo, ni me lo digan, pero y ahora qué?. Arrepentirse?, no ... cada uno opta.

Me voy a ir de manera física pronto, me muevo de santiago... ojalá que no hayan despedidas sino retornos...

...es necesario que alguien entienda esto?



.

abrazos, besos miles ^^













3 comentarios:

gonzalo dijo...

Calma como hilos de sol sobre los cuerpos.

Parpados en llamas dijo...

Hola!
Por lo menos yo solo me arrepiento de cosas contadas con los dedos de una mano, todo lo que me ha sucedi está bien, ahí uno aprende y volás.
me gusta mucho tu manera de escribir. saludos!

Hyku dijo...

Que allá donde vayas mantengas esa intensidad...

Besos en los abrazos