jueves, marzo 22, 2012

22.03.2012






Hace un rato que no escribo acá, me pregunto si será por falta de tiempo, ánimo o quizás ya no suelo aparecer tanto por internet o ya como última opción es por la escasez de letras. Leo esto y creo que no son ninguna de estas opciones.

Hoy intento reivindicar mi causa de desaparición y aplicarme.
Me casé como saben, ya hace un tiempo, tal vez suena mejor: "me comprometí" pero para mí ambas opciones te llevan a una sola verdad y es la de querer compartir por entero la vida con la persona escogida. Como también saben ella se fue de viaje (ganó una beca), se supone por nueve meses que espero no se extiendan pero ya que más da si en el fondo hace un mes que no hablamos. Las causas son diversas, le podemos echar la culpa a la distancia pero también de manera certera siento que es por esa falta de compromiso adquirido con el otro, por velar por los intereses personales o simplemente porque el amor se va extinguiendo, es eso posible me pregunto, les pregunto?. Si viajamos a la concepción del amor podemos decir que es eso real e indestructible, pero es acaso también aquello que se evapora al pasar el tiempo?. Quisiera equivocarme, pero lamentablemente la respuesta es una y bien la sé yo.
La imposibilidad que tiene el amor de irse es algo que esta fuera y dentro de nosotros mismo. Si me preguntan si lo que siento por ella se fue diría que es imposible, sí que se transformó en algo que vive aquí dentro y que cuando llegue tendré siempre mis brazos abiertos a ella. Hay amigos que me dicen que estoy cerrada a la posibilidad de ver a alguien más o de aceptar a las personas nuevas con cara de "busco novia" que se cruzan en mi camino o que ponen en mi andar para sociabilizar o para no perder el encanto (se puede perder eso?). A veces concluyo con determinar que el amor que siento es tan ciego que no existe en el mundo un opuesto más complementario como ella, y que es la única que he buscado y hallado toda mi vida y que quizás (como ya lo hice una vez) pueda andar con alguna otra y sentir ese vacío que te va calando al mirarla a los ojos, pero para qué cometer ese error nuevamente?. Mentir, eso es. Mentirse a sí mismo acostándose o besando a una otra es lo peor que puede suceder, para qué sigo engañandome, y en realidad no lo he hecho, mantengo mi postura decidora de enfatizarle a todos aquellos que intentan doblar mi sentir siempre expresando con amor que ella es la única y que a pesar de su silencio y del dolor que muchas veces me penetra por su huída es la elegida por mi corazón, por mi ser, por la existencia que me lleva a caminar en lo cotidiano y que me permite respirar o meditar si lo decido. Tanta será mi certeza?.

A seis meses de su partida, con el corazón renovado y a veces a tientas le escribo, le dedico mis hojas, hoy en letras digitales, siempre en nuestro cuaderno de papel.

22.03 por ahí me dicen que junte agua y alimentos no perecibles, otro terremoto en el norte de Chile se aproxima.

THE END



Matilde







3 comentarios:

Palmoba dijo...

Oh Matilde preciosa!! has vuelto por aqui!!

Que escrito tan sentido.

Topicazo pero real como nada...

Tiempo al tiempo.
Tiempo al tiempo.

Un beso enorme!

MentesSueltas dijo...

Hola Matilde, luego de mucho tiempo paso a saludarte... Me gustó mucho la sinceridad de tus letras.

Mi mejor energia para ti.

Te abrazo
MentesSueltas

Anónimo dijo...

tú también eres mi opuesto más complementario Cinthi, te amo desde ese verano en Rupanco y hasta siempre.

...